Buscar:

Cargando...

Video de la Semana

lunes, 5 de diciembre de 2011

Causas de la mala comunicación empresarial y en pareja



POR: Blanca Navas

Vamos a hablar sobre estas dos ramas específicamente ya que son de gran importancia en el diario vivir de todos nosotros y es evidente cuanto influyen en nosotros, ya que dentro de estas dos, experimentamos diferentes sentimientos que nos influyen impresionantemente.



Ya hablamos de la comunicación empresarial, de sus divisiones o niveles y de la importancia que tienen para el buen desempeño de las empresas. Es por ello que hoy vamos a hablar sobre aspectos que pueden causar una mala comunicación que podemos evitar y así no dejar de ser eficientes.
1.     Demasiada jerarquía en las empresas: Una estructura demasiado vertical o compleja, dificulta los flujos de información ya que una parte puede perderse o distorsionarse. Otro ejemplo puede darse con las filiales, que al encontrarse distantes en el espacio, su colaboración debería estrecharse para evitar esta causa.
2.     Estilo de dirección: Un estilo autocrático propicia la falta de comunicación ascendente y todo tipo de retroalimentación, siendo el temor por la pérdida de poder el principal motivo. La dinámica cultural de colaboración entre compañeros y departamentos puede representar una barrera de difícil superación.
3.     Conflictos entre personas: Los conflictos entre diferentes empleados o equipos en la organización hacen que la información no fluya y se vea distorsionada.
4.     Tipos de canales usados: La elección equivocada de los canales y herramientas usados en la comunicación puede llegar a ser un elemento clave en el fracaso comunicativo. En este apartado, Internet y sus diferentes usos según rango de edad o habitualidad en su uso, pueden representar un claro ejemplo.
5.     Cantidad inadecuada de información: Esta causa está asociada normalmente a la falta de información, por lo que entre empleados podría crear rumores y distorsionar el mensaje original.
6.     Falta de capacidad para la comunicación: Otro error puede ser la falta de formación de los empleados para que generen una comunicación efectiva y formal en los momentos clave.
7.     Falta de seguimiento: La retroalimentación en estos casos puede ser vital para futuras comunicaciones internas. Habitualmente no se controla el correcto recibimiento del mensaje, junto con su completa compresión, por lo que puede que no se realice de la mejor manera posible.
8.     Fracaso al crear una cultura de comunicación: Por último, la cultura de confianza con la empresa y su equipo directivo, ayudara a que cualquier tipo de comunicación interna consiga el éxito.


Antes de cualquier cosa debemos tener claro que: en una relación es vital tener una buena comunicación, claro, nadie dijo que sería fácil pero si se logra evitar las siguientes conductas, podremos lograr una convivencia armoniosa:
·       Comunicación absolutista: Es una forma de comunicación en la que imponemos nuestro propio criterio a la otra persona. Este criterio personal, a menudo, está basado en normas rígidas y absolutas que nos fueron inculcadas desde pequeños y que ahora, en nuestra edad adulta, salen a flote como si hubiera que seguirlas por encima de todo, sin dar lugar a ninguna variación o a puntos de vista distintos. Este tipo de pensamiento rígido lleva detrás frases compuestas por verbos como “deber” o “tener” los cuales implican obligación. En ningún caso se usarán verbos como “gustar” o “querer”.
·       Comunicación extremista: Este tipo de comunicación se basa en la idea de que las cosas son blancas o negras, no existe la gama del gris. A la hora de expresar algún defecto o alguna queja, las personas con este tipo de comunicación valorarán enormemente los aspectos negativos de la situación y no nombrarán en ningún momento los positivos. Por supuesto partimos del hecho de que en un suceso, sea el que sea, por catastrófico que resulte, siempre podremos encontrar algo positivo.
·       Comunicación inflexible: Las personas que utilizan este tipo de comunicación piensan que su punto de vista siempre es el mejor, siempre tiene la razón y la impondrán por encima de todo. Su objetivo a la hora de discutir no va a ser llegar a la resolución del problema, solo será “vencer al otro” da igual en qué y para qué.

Lo mejor que podemos hacer, aunque conozcamos bien a nuestra pareja, es siempre preguntarle su opinión, así impulsaremos la importancia de la buena comunicación.

http://www.asenterprises.es/news/5/comunicacion.php
http://mujer.terra.es/muj/articulo/html/mu22775.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada